Llevamos esperando todo un año para este momento. Llevamos meses cuidando la viña, protegiendo la uva, para por fin proceder a la vendimia. Y es que, tal como dice el dicho: “Quien siembra, recoge”. Pero en nuestro caso, no solo es ese, también se abona, se poda se riega y un largo etcétera.

La palabra vendimia proviene del término del latín “vindemia” derivado de ‘vinea’ (viña) y el verbo ‘demere’ (arrancar). Por consiguiente, podemos decir que el significado de vendimia es el proceso de recoger las uvas.

Elegir la fecha de la vendimia. Fundamental para tener éxito.

Saber cuándo vendimiar es fundamental para tener éxito en nuestro proceso. Es decir, recoger la uva en el momento de madurez preciso.

No hay una fecha en concreto de la vendimia, dependiendo de la zona en la que nos encontremos será en unos meses u otros. Generalmente, se comprende entre los meses de julio y septiembre, aunque hay algunas excepciones.

Son los expertos, el viticultor y el enólogo los que determinan cada año la fecha y la hora de la vendimia. Para ello, se tiene en cuenta el grado de maduración de la uva y las condiciones meteorológicas. Evidentemente, también es importante saber qué producto queremos conseguir, ya que la uva no necesita la misma graduación para un vino joven y uno de crianza.

La vendimia puede durar hasta un par de semanas, dependiendo de la extensión del terreno. También puede hacerse mecánica o manual, dependiendo del tipo de terreno y sus posibilidades. Sin duda, un trabajo laborioso que requiere de mucho personal comprometido.

En Presas Ocampo ya hemos llevado a cabo nuestra vendimia de 2018 y estamos ansiosos de que podáis degustar el resultado vosotros mismos.

 

Share

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies